*

99 Aniversario // El Universal

septiembre 29th, 2014
De Teatro Nacional a Palacio

image

 

No se destinó el soberbio edificio marmóreo a una élite, sino a todo el público que maravillado asistió a la inauguración de su nuevo Teatro Nacional hace 80 años

Por Perla Miranda/CIDAU Hemeroteca de EL UNIVERSAL
perla.miranda@eluniversal.com.mx

El lugar donde se erigió el Palacio de Bellas Artes era ocupado antes por el Teatro Nacional, también conocido como Teatro Santa Anna, se encontraba en la calle de Bolívar y cerraba la calle 5 de mayo, dicho teatro se vistió de gala el 15 de septiembre de 1854 al estrenarse el Himno Nacional. Más tarde, el Teatro fue demolido por órdenes de Porfirio Díaz, quien prometió un nuevo teatro nacional, uno que embellecería la capital del país.
Los trabajos de construcción iniciaron en 1904 bajo la dirección del arquitecto Adamo Boari, se seleccionó un terreno donde se encontraba un ex convento que llevaba el nombre de La visitación de María Santísima a su prima Santa Isabel, el gobierno de Porfirio Díaz adquirió el predio y demolió lo que quedaba de aquel viejo edificio para levantar el nuevo Teatro Nacional, los estilos arquitectónicos se basarían en Art Deco y Art Noveau de origen francés. Debido al estallido de la revolución y problemas con el presupuesto, las obras se suspendieron en 1913.
A partir de 1930, bajo el mandato de Pascual Ortiz Rubio el arquitecto Federico E. Mariscal se encargó del proyecto de conclusión, a él se deben las cuatro esculturas de pegasos que lucen en la explanada además modificó detalles del proyecto original de Boari, por ejemplo convirtió la sala de fiestas en un museo y utilizó elementos decorativos del estilo art déco, adhirió las escaleras a los muros para crear dos terrazas donde ahora se encuentran los murales de Orozco y Rivera, en 1932 Alberto J. Pani cambió el nombre del inmueble a Palacio de Bellas Artes.
La mañana del 29 de septiembre de 1934 el presidente Abelardo Rodríguez declaró inaugurado el grandioso edificio de mármol conocido como Palacio de Bellas Artes, en las páginas de EL UNIVERSAL se publicaron las palabras del jefe de Estado “ hoy inauguró una institución de cultura nacional, que realizará uno de los puntos básicos del programa revolucionario“.
El público que llenó las localidades de la sala aplaudió entusiasmado, impresionado por los muros cubiertos por sillares de mármol.
Entre aplausos se escucharon los primeros compases del canto patriótico de Jaime Nuno ejecutado por la Orquesta Sinfónica de México, se levantó el estupendo telón de cristales y apareció el conjunto coral integrado por alumnos del Conservatorio Nacional de Música, de pronto un estruendo puso a todos de pie, pues de nueva cuenta, pero esta vez en coros, se escuchó el Himno Patrio, hombres y mujeres obedientes de la batuta de Carlos Chávez cantaron con fulgor patriótico, con entusiasmo contagioso que al concluir sólo atronaron miles de aplausos al unísono.
Por la noche el Palacio de Bellas Artes se estrenó con la puesta en escena de “La Verdad Sospechosa” de Juan Ruíz de Alarcón, las planas de EL UNIVERSAL describieron que jamás se había presentado dicha obra con la propiedad con la que fue montada bajo la dirección del departamento de Bellas Artes para dar el debido realce a un acontecimiento tan grande y significativo como la inauguración del Nuevo Teatro Nacional. El público se retiró maravillado del éxito logrado en la función inaugural del Palacio de Bellas Artes.

 

BELLAS9.JPG

El Gran Telón de Cristal con la imagen de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl fue diseñado por Dr. Alt y fue elaborado por la casa Tiffany de Nueva York.

Datos

• El Palacio mide 52 metros de altura y debido a su estructura de hierro comenzó a hundirse en 1907.

• El Gran Telón de cristal que lleva plasmada la imagen de los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl pesa 24 toneladas y fue elaborado por la casa de Tiffany de Nueva York con un millón de piezas de cristal opalescente, el diseño fue creado por Dr. Alt.

•El Palacio de Bellas Artes fue declarado Monumento Artístico mediante el decreto expedido por el presidente Miguel de la Madrid Hurtado y publicado en el Diario Oficial de la Federación el 4 de mayo de 1987.

• En la parte de arriba del Palacio había una cafetería con grandes paraguas para proteger a la clientela del sol, los cuales era común salieran volando por la fuerza del viento, las bebidas eran subidas de la cocina, que estaba en la Planta Baja, a través de un pequeñísimo elevador construido especialmente para los platillos y las tazas.

*Pie de Fotografía

Vista panorámica del Palacio de Bellas Artes; en primer plano se observa a una paloma.