*

99 Aniversario // El Universal

El periodismo cultural de EL UNIVERSAL nació con la participaron de las figuras más representativas del siglo XX

Por Viveka González y Horacio Acosta

La primera edición del semanario EL UNIVERSAL ILUSTRADO se publicó el 11 de mayo de 1917. El jefe de redacción era Carlos González Peña, fundador del Ateneo de la Juventud junto con José Vasconcelos y Antonio Caso, colaboradores también de la revista. En estos primeros años de la publicación participaron personajes como Saturnino Herrán, pintor prolífico de finales del siglo XIX, que enriqueció la publicación en su faceta de ilustrador. Incluso, EL UNIVERSAL ILUSTRADO publicó en exclusiva impresiones inéditas de las obras de este artista, como la pieza “El arquero”, regalo del semanario a sus lectores el 9 de octubre de 1919 para conmemorar un año de la muerte del pintor de Aguascalientes.

Posteriormente, otros pintores mexicanos, como Roberto Montenegro y Gabriel Fernández Ledesma publicaron trabajos inéditos para el suplemento cultural.

Noriega Hope, un joven director

De 1920 a 1928, Carlos Noriega Hope, con tan sólo 24 años, tomó las riendas de la dirección y fue en esta época que escritores como Salvador Novo y Xavier Villaurrutia tuvieron una participación activa entre sus páginas, no sólo con textos originales, como las crónicas de Novo sobre Hawaii en Return Ticket, sino también con traducciones de poetas y literatos europeos nunca antes publicados en México.

Asimismo, José Juan Tablada, corresponsal en Nueva York de esta casa editorial, fue de los primeros traductores de textos literarios japoneses, como haikus, en las páginas del Ilustrado.

EL UNIVERSAL ILUSTRADO también publicó importantes colaboraciones de escritores extranjeros, entre ellos la poeta chilena Gabriela Mistral, quien enviaba su poesía a las oficinas de Bucareli 12. Fue en estos años que llegaron también Audiffred, Cabral, Gómez Linares y Bolaños Cacho como ilustradores de cabecera, quienes participaron en la realización de las portadas de este semanario cultural, las cuales, en su mayoría, resaltaban las bellezas femeninas de la época.

Es en este periodo, con Hope al frente del semanario, que EL UNIVERSAL ILUSTRADO se convirtió en un vehículo para la diseminación de las ideas del Estridentismo: movimiento interdisciplinario influido por el futurismo italiano que cubrió las artes pláticas y la literatura, al que pertenecía el literato guatemalteco Arqueles Vela, quien como secretario de redacción del Ilustrado contribuyó a su difsuión, junto con publicaciones de otros miembros de este movimiento artístico, como Manuel Maples Arce. Incluso en el cuento “El café de nadie”, de Arqueles Vela, menciona a los colaboradores de la revista semanal.

Manuel Maples transmitió por primera vez un poema en vivo para la radio mexicana, precisamente a través de la estación La Casa del Radio/El Universal Ilustrado. El poema titulado“T.S.H.” fue escuchado por el público el 8 de mayo de 1923.

Otros artistas de principios de siglo XX se convirtieron en personajes recurrentes entre las páginas de EL UNIVERSAL ILUSTRADO: Carlos Mérida, en un texto titulado “Notas artísiticas: las decoraciones florales de las Canoas de Xochimilco”, publicado el 5 de febrero de 1922, lamentó que diariamente se vieran cosas bellas e interesantes sin realmente ser miradas.

A través de las páginas de este semanario, artistas, literatos y músicos, exponían ese mundo bello e interesante a sus lectores: José Gorostiza, en su sección Torres de Señales, reseñó la exposición organizada por el mismo Carlos Mérida y Carlos Orozco Romero; mientras tanto, en los reportajes de Piño Sandoval se podía leer en una misma encuesta la opinión de David Alfaro Siqueiros junto a la de Rufino Tamayo sobre qué era el arte moderno y hacia dónde iba.

Así, El UNIVERSAL ILUSTRADO llenó de imágenes el ojo y la memoria de los lectores. En “Los escaparates de la ilusión”, por ejemplo, Francisco del Rey y Agustín Víctor Casasola, fotógrafo recurrente del periódico, nos relatan cómo en lo cotidiano de una caminata por las calles de la ciudad se podía encontrar la noticia en la mirada del ciudadano de a pie hacia los escaparates. EL UNIVERSAL ILUSTRADO se convirtió en un escaparate de opiniones, de lo que estaba sucediendo al centro de la vida cultural en México.

“Semanario Artístico Popular”

EL UNIVERSAL ILUSTRADO, conocido como el “Semanario Artístico Popular”, con 24 páginas de contenido y un precio de 40 centavos, en su primer número, albergó grandes plumas, entre ellas la de Amado Nervo. La portada inaugural era una fotografía de los canales de Xochimilco de la autoría de Carlos Muñana, principal reportero gráfico de esta casa editorial.

El gran campanazo del suplemento literario de EL UNIVERSAL lLUSTRADO fue la publicación de la novela deMariano Azuela titulada Los de abajo. No era un texto inédito porque había sido publicado por entregas desde 1918 en el periódico El Paso de Texas; luego circuló en México como libro en una edición poco conocida. Pero la difusión de la obra en el diario causó sensación nacional y la convirtió en la obra que inició toda una corriente en la litura mexicana. Azuela fue lanzado a la fama por su novela en el suplemento literario “La Novela Semanal” de EL UNIVERSAL ILUSTRADO.