*

99 Aniversario // El Universal

septiembre 30th, 2015
La huella de Disney

image

Los personajes del productor traspasaron las fronteras de  Estados Unidos

Adam Nieto

En exclusiva para el suplemento de Magacinema, de EL UNIVERSAL,  a  20 años de haber creado su personaje infantil más célebre: el Ratón Miguelito o Micky Mouse, Walt Disney escribió para el Gran Diario de México en 1948 un texto donde narra cómo y de dónde venían sus personajes.

“Tan vieja pues, como las primeras fábulas inventadas por el hombre” así definía Disney la inspiración que tenía para crear a los personajes que son parte de sus legendarios y exitosos dibujos animados.

La influencia de la literatura europea y del folklore estadounidense, fueron la clave para dar vida a los personajes que cinematográficamente los ubicaba en un espacio-tiempo, llenos de aventuras e incluso tropicalizando su modo de vida.

Así es como trabajaba Walt Disney desde la creación de sus primeras caricaturas.

En sus inicios se pueden apreciar las imágenes que marcarían un hito en la industria cinematográfica, destaca el cortometraje de acción real y animado, Alice’s Wonderland (1923), producido por Laugh-O-Gram Films, Inc. Empresa fundada por Walter en el estado de Kansas City, antes de declararse en banca rota y trasladarse a la entonces naciente industria en Hollywood.

Residente en Los Ángeles, California, Disney abre su estudio en un  garaje, en el que trabajaría con su hermano Roy Disney y el dibujante Ub Iwerks, creando Disney Brother’s Studio.

Micky, un ratón de su viejo estudio

En 1928, Disney creó a Micky Mouse, debido a un sketch que dibujó durante un viaje de Nueva York a Hollywood, luego de haber perdido los derechos de su primer personaje Oswald, el conejo afortunado.

El nuevo protagonista de sus cortos fue inspirado en un ratón que merodeaba su antiguo estudio.

Disney prestó su voz al ratón Micky y estrenó en Nueva York el primer dibujo animado con sonido sincronizado Steamboat Willie. A partir de ese momento, el productor  jamás dejaría de trabajar, para crear y vender la magia de Disney.

Rodeado de los mejores artistas, ilustradores y técnicos del orbe, comienza la labor titánica de convertirse en la empresa número uno en entretenimiento mundial.

Como parte de los cortometrajes Sinfonías tontas (1929-1939), seis años después de la primera aparición de Micky, aparece uno de los personajes más emblemáticos de la firma, el Pato Donald o Pato Pascual.

Su pequeña intervención como extra en La Gallinita Sabia, “se robó totalmente la película. Gritó y se balanceó en medio del film, hasta que se convirtió en la estrella del mismo”, escribió Disney.

La humanización de los animales, la clave del éxito

Walt Disney describe el éxito de sus películas y caricaturas con la humanización de los animales, la sincronía que se tiene con ellos  a través de las fábulas, “el paralelo entre los animales y el hombre”, llenos de la extravagancia que permiten los dibujos animados.

El verdadero reto y despilfarre económico y de genialidad llegó con el cuento de los Hermanos Grimm, Blanca Nieves y los Siete Enanos (1937), el primer largometraje animado de la historia, una obra maestra que recibió el premio Oscar honorífico en 1939, junto a siete estatuillas miniaturas.

Así como varios de sus cortometrajes están inspirados en las fábulas de Joel Chandler Harris; algunas de sus películas son cuentos  y  relatos europeos, como Pinocho (1940), del italiano Carlo Collodi, Bambie (1942), del austríaco Felix Salten o Alicia en el País de las Maravillas (1951) del genio  inglés Lewis Carroll.

Otra manera de llevar la realidad a contextos cómicos y animados, fue durante la Segunda Guerra Mundial, donde la producción de Disney contribuyó a realzar el patriotismo americano y el ánimo de la gente, con propaganda anti-nazi que encabezó un cortometraje en especial El rostro del Führer (1943), protagonizado por el histérico Pato Donald y ganadora de un premio Oscar a mejor cortometraje animado.

De bosque de Naranjos a parque de diversiones

El trabajo de Disney logró internacionalizar clásicos literarios y los dibujos animados, pero la creatividad de Walter tenía límites y comenzó a  idear el parque temático más famoso del mundo. En 1948 describió por primera vez su proyecto, para el que compró 24 hectáreas de bosque de naranjos al sur de Los Ángeles.

El proyecto originalmente tendría un precio de  5 millones de dólares, pero terminó  costando 17 millones.

Disneylandia abrió sus puertas el 17 de julio de 1955, la primera semana llegaron más de 170 mil visitantes.

Actualmente, Disney es  reconocido como el emporio más grande de entretenimiento a nivel mundial y es  el número uno en el negocio de entretenimiento infantil.